Buscar

PEDRARIAS DAVILA. PRIMER GOBERNADOR Y CAPITAN GENERAL DE CASTILLA DEL ORO

19,95€

Páginas: 257

Fecha de publicación 07/2012

Formato: 16 x 22 - Encuadernación rústica con solapas


«A medida que con la publicación de documentos se facilita material abundante a los investigadores y publicistas, va deshaciéndose la falsa historia –apasionada y antiespañola– que nuestros seculares enemigos forjaron alrededor de la conquista y colonización de América. Pedrarias Dávila es uno de los conquistadores que más han sufrido en esta falsa historia creada por los pseudohistoriadores de los siglos pasados. Cargado de crímenes y fechorías, presentado como bandido y déspota cruel, su sombra proyectábase sombríamente sobre Vasco Núñez de Balboa.
La verdad de la moderna crítica histórica coloca a Pedrarias en el plano humano de los conquistadores, con las virtudes y defectos de su tiempo. No caigamos en el error, tan corriente en los escritores del siglo XIX, de tratar a las figuras históricas según sus preferencias y particulares gustos de la época que viven, con lo que, perdida toda objetividad, se deforma la realidad hasta caer en la mayor de las aberraciones».

(Pablo Álvarez Rubiano. Pedrarias Dávila. Contribución al estudio de la figura del «Gran Justador», Gobernador de Castilla del Oro y Nicaragua)


ÍNDICE

INTRODUCCIÓN
1.-         PRIMEROS DESCUBRIMIENTOS Y CONQUISTAS
2.-         VASCO NÚÑEZ DE BALBOA
3.-         PEDRARIAS GOBERNADOR DE CASTILLA DEL ORO
4.-         EL JUSTO TÍTULO Y NORMAS APLICABLES
5.-         LA GRAN ARMADA
6.-         PEDRARIAS COMENZABA A GOBERNAR: SANTA MARIA DE ANTIGUA DEL DARIÉN
7.-         LAS EXPEDICIONES, O ENTRADAS, ORDENADAS POR PEDRARIAS
8.-        EJECUCIÓN DE BALBOA. ACONTECIMIENTOS EN CASTILLA DEL ORO
9.-         JUICIO DE RESIDENCIA A PEDRARIAS
10.-     FUNDACIÓN DE PANAMÁ. ENEMISTAD CON FERNÁNDEZ DE OVIEDO
11.-     PEDRARIAS EN NICARAGUA
12.-     LA EXPEDICIÓN A PERÚ
13.-    LUCHAS E INTRIGAS ENTRE ESPAÑOLES
14.-     EJECUCIÓN DE HERNÁNDEZ DE CÓRDOBA   
15.-     SEGUNDO JUICIO DE RESIDENCIA
16.-    ES NOMBRADO GOBERNADOR DE NICARAGUA. MUERTE DE PEDRARIAS DAVILA
17.-    APENDICES
1 -     TESTIMONIO AUTORIZADO DE LA POSESIÓN QUE TOMÓ EL GOBERNADOR PEDRARIAS DÁVILA EN NOMBRE DE S.M. DE LA ISLA DE LAS FLORES EN EL MAR DEL SUR, DESCUBIERTA POR EL CAPITÁN GASPAR MORALES, NOMBRADO POR PEDRARIAS PARA ESTE DESCUBRIMIENTO.
2 -     PODER PARA INCOAR EL NUEVO GOBERNADOR JUICIO DE RESIDENCIA A PEDRARIAS Y A SUS OFICIALES.- REAL CÉDULA, 3 DE MARZO 1519
3 -     EXACTO CUMPLIMIENTO DE LA INSTRUCCIÓN DADA A PEDRARIAS SOBRE EL BUEN TRATAMIENTO DE LOS INDÍGENAS- REAL CÉDULA, 17 JUNIO DE 1519. BARCELONA.
4 -     CONCESION DE MERCEDES PARA AYUDA DE LA EDIFICACIÓN DE CAMINOS EN CASTILLA DEL ORO. REAL CÉDULA, 20 DE FEBRERO 1524. VITORIA.
5 -     AUTORIZACIÓN A PEDRARIAS PARA PRENDER AL CAPITÁN FRANCISCO HERNÁNDEZ DE CÓRDOBA, ALZADO CONTRA SU AUTORIDAD- REAL CÉDULA, 17 NOVIEMBRE 1526. GRANADA.
6 -     NOMBRAMIENTO DE GOBERNADOR DE NICARAGUA EXPEDIDO A PEDRARIAS DÁVILA.- REAL CÉDULA, 16 MAYO 1527. VALLADOLID.
7 -     RESPUESTA A CARTAS DE PEDRARIAS SOBRE ASUNTOS DE LA GOBERNACIÓN DE NICARAGUA.- REAL CÉDULA, 29 DE NOVIEMBRE DE 1527. BURGOS
8 -     INSTRUCCIONES AL GOBERNADOR DE NICARAGUA SOBRE EL REPARTIMIENTO DE INDIOS EN LA PROVINCIA.- REAL CÉDULA, 2 DE OCTUBRE 1528. MADRID
9 -     PETICIÓN DE DOÑA ISABEL DE BOBADILLA EN SOLICITUD DE CONCESIÓN DE MERCEDES PARA SU MARIDO Y FAMILIA Y RESPUESTA DEL REAL CONSEJO DE INDIAS.
10 -     CARTA DEL LICENCIADO CASTAÑEDA AL REY, DÁNDOLE CUENTA DE LA MUERTE DEL GOBERNADOR PEDRARIAS. 30 MAYO 1531. LEON DE NICARAGUA.
11 -     TESTAMENTO DE PEDRO ARIAS DÁVILA, CAPITÁN GENERAL Y GOBERNADOR DE CASTILLA DEL ORO.- 20 MARZO 1514, SANLÚCAR DE BARRAMEDA. (Fragmentos)
18.-     BIBLIOGRAFÍA


EL AUTOR

Jesús María Arteaga Izaguirre (Ataun, Guipúzcoa, 1944). Abogado. Estudió Magisterio, Filosofía y Letras y Derecho y se doctoró en la Facultad de Derecho de la U.N.E.D. con la tesis: «Causas socio-políticas que originaron la 1ª Guerra Carlista en el País Vasco». Habla euskera y francés. Ha ejercido la docencia en institutos y universidades. El 1 de abril de 1989 fue nombrado por el Ararteko, previa conformidad del Parlamento Vasco, Adjunto al Ararteko (Defensor del Pueblo del País Vasco), el primero desde su creación y permaneció en el cargo hasta finales de agosto de 1994. Como funcionario del Ministerio de Educación ha ejercido cargos de representación y asesoramiento en Embajadas de Centro y Sur de América y del Norte de África.

Es autor de trabajos en materias de educación y derecho, libros como El Ararteko: Obudsman del País Vasco en la teoría y en la práctica (Universidad de Deusto), con prólogo del Ministro de Justicia de Argentina, Dr. Jorge Luis Maiorano, y El diagnóstico y la integración ayer y hoy (Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos). También ha impartido conferencias y participado en foros nacionales e internacionales de Argentina, Uruguay, Nicaragua, Marruecos, Italia, Austria...


INTRODUCCIÓN

Como veterano profesional de la docencia, he sido testigo, por no decir protagonista, de la aplicación de los distintos sistemas educativos que han marcado a muchas generaciones en su formación. Sigo pensando que aquellas viejas leyes de nuestra ya lejana juventud, denostadas entonces pero añoradas por muchos ahora, fueron vectores de una educación integral que nos guiaron a través de un universo de las distintas materias que componían el elenco de las entonces llamadas asignaturas. Crecimos con las viejas enciclopedias y fuimos primados por el mérito y el esfuerzo; la concentración de nuestros conocimientos en la reválida era un componente importante de la competitividad.

Posteriormente, se promulgaron grandilocuentes normas, como la Ley Orgánica General del Sistema Educativo de 1990 y la Ley Orgánica de Educación de 2006, que nos han ido situando en los últimos lugares entre los países de Europa, según el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE (PISA). Además, el localismo se ha impuesto sobre la educación universal, tanto geográfica como conceptualmente. En las áreas sociales que forman parte de la actual educación obligatoria, los distintos programas han puesto el acento en la cercanía, en el llamado «entorno», obviando casi lo concerniente a todo lo que está más allá. Evidentemente, el factor ideológico ha prevalecido en muchas ocasiones, tristemente, sobre la vertebración de la educación entendida como perfeccionamiento integral del individuo.

El bosque ha quedado demasiado lejos, a veces fuera de toda perspectiva. Concretando, los conocimientos que tienen los alumnos en la educación secundaria sobre figuras universales de la historia han quedado postergados en numerosas ocasiones, por decirlo de alguna forma, por mitos fantásticos creados por mentes muy imaginativas e interesadas, que pretenden que se impartan conocimientos siempre solapados por teorías basadas en que todo es moldeable siguiendo la dirección de las corrientes que fluyen.

Aquellos personajes históricos que conocimos, por mor de los viejos y excelentes maestros, fueron moldeando nuestra forma de ser, el ayer forma parte de nosotros. Fuera de toda ideologización, llamada imperialista por algunos caudillos populistas, nos sentíamos orgullosos, o al menos llenos de interés, al estudiar la figura de un Hernán Cortés, Vasco Núñez de Balboa, Pizarro y quizás, de Pedrarias Dávila. ¿Cuántos alumnos han conocido u oído nombrar a Pedro Arias Dávila?

Desde mi estancia en tierras de Nicaragua, me interesé por la vida y trayectoria del conquistador español. Quise evaluar el conocimiento que tenían de él estudiantes de secundaria y de carreras universitarias relacionadas con la historia y mi sorpresa fue enorme. Ningún alumno de la actual secundaria y de bachillerato lo había oído nombrar, mientras que los alumnos de la enseñanza superior lo habían escuchado «de pasada».

A través de estas páginas, es deseo del autor dar a conocer, someramente, la figura de Pedro Arias Dávila, Pedrarias. Personaje extraordinario en su faceta física, y también como representante de la Corona en las tierras recién descubiertas de América. Destacó por su elevada estatura, más de 1,90 metros, y fue capaz de realizar los mayores esfuerzos físicos con cerca de 90 años. Como militar de máxima graduación y Gobernador de bastos territorios, es un personaje que precisa ser estudiado, tanto desde la visión cultural y curiosa del estudiante, como del interesado en conocer los primeros años de la conquista, sobre todo en Tierra Firme.

Nuestro protagonista, conocido como el Galán, el Gran Justador y, ya en tierras americanas, como «Furor domini», así llamado por Fray Bartolomé de las Casas, procedía de un linaje noble y de mucha influencia en la Corte. Su matrimonio con Isabel de Bobadilla y Peñalosa, sobrina de la Marquesa de Moya, una de las mejores amigas de la Reina Isabel, elevó su poder hasta la nobleza castellana.

Participó en la conquista de Granada y posteriormente en las tomas de Orán y de Bujía, en la lucha contra los moriscos en las costas africanas. Sin embargo, su oportunidad le iba a llegar con cerca de 75 años, cuando fue designado Gobernador y Capitán General de Castilla del Oro, nombre que se le dio a Tierra Firme. A pesar del elenco de ilustres militares y políticos que habían quedado en la reserva al concluir la lucha contra los árabes en 1492, Pedro Arias Dávila, Pedrarias, era designado para dirigir la Gran Armada, formada por 22 barcos y más de 2.000 hombres que se iba a dirigir, en 1514, a las tierras descubiertas pero mínimamente conquistadas y colonizadas hasta entonces. Los hombres que le acompañaron fueron, posteriormente, el núcleo de los personajes que más destacaron en la empresa, Sebastián de Benalcázar, Diego de Almagro, Bernal Díaz del Castillo y Gaspar de Morales, pariente de nuestro protagonista, entre otros.

Durante los casi 20 años que ejerció con mano de hierro su autoridad, Pedrarias conquistó territorios, fundó ciudades y procuró cumplir las instrucciones que le había trasladado el Rey. Su mandato fue criticado por cronistas como Fray Bartolomé de las Casas, a veces con evidente saña, Gonzalo Fernández de Oviedo, y por los Padres Jerónimos, por citar a algunos. Además, por supuesta insubordinación, ordenó, directa o indirectamente, el ajusticiamiento de conquistadores ilustres como Vasco Núñez de Balboa y Hernández de Córdoba. Mandó personalmente entradas a territorios indígenas, masacrando e incumpliendo pactos que habían sido acordados con los caciques. Sin embargo su gobierno no puede ser considerado como negativo, como totalmente arbitrario o presidido siempre por la crueldad.

El choque entre civilizaciones y entre los propios españoles debió de ser no solo militar, sino también religioso, cultural, sociológico y económico. Tengamos en cuenta que, desde el primer momento, se produjo un enfrentamiento visceral entre compatriotas, que iba a prolongarse muchos lustros, por imponer concepciones distintas y a veces antagónicas. Los hombres que llegaron con Pedrarias estaban amparados por la oficialidad, por su carácter de empresa pública, mientras que los que se habían asentado ya, y de los que Balboa era el prototipo, constituían la base del aventurero del enriquecimiento fácil y de la clase social más baja. El ejemplo de Vasco Núñez de Balboa calzado con unas alpargatas y subido a una escalera reparando el techo de paja de una choza, mientras que Pedrarias desfilaba a los sones de trompetas, vestido con brocales de seda y cogido del brazo de su mujer Isabel, son pruebas indiciarias que nos muestran dos formas distintas de vida.

¿Qué decir del choque intercultural entre indígenas y españoles? Una civilización que pretendía imponer la religión, el idioma, la cultura, el trabajo, y lo peor, la mayoría de veces, sometiendo al propio hombre, se contraponía a la propia de los naturales.

Evidentemente, dejando concepciones demagógicas, la labor de Pedrarias y de sus hombres fue enorme, solamente afirmar que muchos de aquellas bases que se importaron, sustentan, después de más de dos siglos de independencia, los cimientos de los modelos económicos, religiosos, sociales y culturales que han ido adaptándose a lo largo del tiempo.

Pedrarias Dávila tullido, llevado en una silla, y que siempre quiso presidir todos los acontecimientos hasta morir en la ciudad nicaragüense de León, es tratado con odio y como aniquilador de pueblos en el país nica. Sin embargo en países cercanos, como Panamá, no faltan solicitudes para levantar monumentos para honrar su figura…

A lo largo del estudio se analiza el polémico personaje en el contexto de los acontecimientos que se vivieron, a la vez que se señalan líneas de investigación para estudios más profundos. El lector será el mejor juez, él deberá analizar y extraer sus propias conclusiones.





¿Has encontrado este producto más barato? Háznoslo saber

Este producto fue introducido en nuestro catálogo el Thursday 26 July, 2012.

GOMILA Librería Jurídica